Un video sobre los hijos de extranjeros enfrenta a los daneses

Cuatro niños, dos chicas y dos varones entre siete y once años, se sientan frente a una cámara y a un interlocutor. Cuando les preguntan de dónde son, todos responden sin dudar que daneses. Pero no son los típicos niños de ese país, rubios, muy blancos y de ojos claros. Son morenos, de ojos oscuros y cabello negro. Son hijos de refugiados árabes nacidos en Dinamarca.

Se sienten daneses, les gusta estar allí. No conocen otra cosa. Así que reaccionan con incredulidad, desconcierto o tristeza cuando el interlocutor, al que jamás se le ve la cara, les dice que están equivocados. ¿Por qué se les dice eso? ¿Por qué se genera una situación que podría incluso tildarse de cruel? Porque el Parlamento danés les quiere quitar la nacionalidad a los hijos de padres no nacionales, aunque hayan nacido y vivido allí siempre.

“El Parlamento decidió que ellos no eran daneses y nosotros decidimos contárselo”, explican los productores del video, Gorilla Media Denmark, que bajo el título Telling kids they aren’t Danish, ya acumula más de 150 mil reproducciones en Youtube. Aquí se puede leer con subtítulos en español:

Las reacciones han sido explosivas. Algunos pocos manifiestan su disgusto con la medida de los políticos daneses, otros tildan a los productores de manipuladores o los acusan de no ser objetivos (“ninguna de las niñas usa velo”, dicen por ejemplo) pero muchos sentencian que, efectivamente, no son daneses. Lo hacen con argumentos serios, en tono de burla o de frontal xenofobia pero, de cualquier manera, plasman el sentimiento que contra los refugiados se cuela en Europa.

El tono del video de Gorilla Media Denmark es de decidido apoyo a los pequeños hijos de extranjeros, nacidos y criados en Dinamarca. Al final lanzan un mensaje: “Queridos políticos, recuerden de quiénes hablan”.

El debate ya existía y aún existe. Las redes sociales lo único que hacen es potenciarlo y hacerlo visible al resto del mundo.

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *