Oposición se movilizó en todo el país en una actividad nacional denominada “Venezuela contra el golpe”

La “mamá de la marchas” fue el nombre que le dio la oposición venezolana a la movilización que organizó para este 19 de abril y que tuvo como objetivo llegar a la Defensoría del Pueblo para exigir que se destituyan a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia.

Fuente: ntn24america.com

Este 19 de abril es feriado en Venezuela. Pues en esa fecha pero del año 1810, el país firmaba el acta de su independencia. Independencia que hoy la oposición busca tras 18 años de chavismo.

La convocatoria se realizó con el propósito de que los venezolanos, descontentos con el régimen de Nicolás Maduro, partieran desde 26 puntos de concentración en Caracas, tomando este y oeste de la ciudad capital, y llegar a la sede la Defensoría.

Pero los opositores ya estaban advertidos: la fuerza de seguridad del Estado estaría preparada para impedir que se desplazaran por las calles capitalinas. A las 10 de la mañana era la hora de partida.
¿
Los bloqueos no tomaron por sorpresa a muchos ciudadanos que necesitaban llegar a Caracas. Principales arterias viales que conectan a la ciudad como la carretera Panamericana, la autopista Regional del Centro, la autopista Gran Mariscal de Ayacucho y la autopista Caracas-La Guaira estaban obstruidas por la GNB, o incluso por camiones de la estatal Petróleos de Venezuela, atravesados en las autopistas para restringir el paso de vehículos.

El Metro de Caracas fue otra limitante para el libre desplazamiento de los caraqueños. 20 estaciones dejaron de prestar servicio comercial con la repetida excusa de que es por el resguardo y protección del personal, usuarios e instalaciones del transporte público.

Los funcionarios de orden público no dieron tiempo para que los manifestantes se terminaran de organizar. Fueron reprimidos de inmediato por varios de los puntos de concentración y atacaron a los civiles, cuyas armas eran panfletos y consignas en contra de un Gobierno que, dicen, ha destruido a un país entero.

Los manifestantes que se encontraban en El Paraíso (oeste de la ciudad) fueron acorralados por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y por la Policía Nacional Bolivariana (PNB). Las bombas lacrimógenas reprimieron por enésima vez la concentración. Para los manifestantes que estaban en Bello Monte, el escenario fue similar. Estos tuvieron que lanzarse al contaminado río Guaire, que atraviesa toda la ciudad, huyendo de la represión brutal de los efectivos.

El gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles Radonski, y el alcalde del municipio El Hatillo, condenaron la actuación violenta de los efectivos y anunciaban a través de sus cuentas en Twitter que el Guaire fue el lugar para que muchos manifestantes se resguardaran.

El objetivo principal de las marchas, que iniciaron el 4 de abril, es la desincorporación de los magistrados que firmaron dos sentencias en las que despojaban a la Asamblea Nacional de sus funciones y limitaba a los parlamentarios de su inmunidad. Pese a este reclamo, los venezolanos salieron a las calles, para denunciar además la escasez de alimentos y medicinas, para rechazar la inseguridad y para dejar claro que están “hartos” del chavismo.

Las marchas salieron a la hora establecida. Y antes de mediodía ya se reportaba una persona herida de bala en la cabeza. Segundos más tardes, las redes sociales sirvieron de eco para dar a conocer y desarrollar una información, la cual medios tradicionales ignoraban como parte de una fuerte censura impuesta en el país.

Los mensajes no eran claros, no había certeza de si la persona herida había muerto al instante. Todo era muy confuso. Minutos más tardes trascendió que la persona herida llevaba por nombre Carlos Moreno, un joven de 19 años de edad que estudiaba economía en la casa que vence las sombras: Universidad Central de Venezuela.

A la 1 de la tarde se confirmó que Moreno había fallecido. Unos dijeron que se había tratado de un robo, mientras otros decían que era un caso aislado a la concentración; el joven no estaría participando en la marcha. El Ministerio Público comisionó a varios fiscales para que investiguen el caso de Moreno, así como también el de varios heridos en Caracas.

A las 3 de la tarde, dirigentes como María Corina Machado, Lilian Tintori y usuarios de Twitter, compartían imágenes de la represión en Caracas. Nubes de gases lacrimógenos empañaban las fotos con vista aérea.

REPRESIÓN EN OTROS ESTADOS

En los estados Táchira, Zulia, Bolívar, Carabobo, Nueva Esparta, Trujillo, Mérida y Lara, la oposición también se apoderó de las calles y en un solo grito pidieron a Nicolás Maduro abandonar su cargo y dejar a Venezuela libre de dictadura.

La represión también se vivió en estas regiones. Las bombas lacrimógenas fueron arrojadas hacia los manifestantes con el fin de ahuyentarlos.

Alrededor de las 4 de la tarde se conoció que una joven que supuestamente no participaba en la concentración había sido asesinada. Paola Ramírez, de 23 años, yacía en el parque Las Palomas luego de recibir un impacto de bala en la cabeza. Testigos aseguraron que los colectivos (grupos de civiles armados y apoyados por el régimen) son los responsables del hecho.

OFICIALISMO MARCHÓ EN CARACAS

Una convocatoria tardía, en comparación con la de la oposición, hizo el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), bandera principal del Gobierno. Luego de rechazar el plan de la oposición, no les quedó de otra que llamar a sus militantes a salir a las calles para apoyar a Nicolás Maduro y “defender” la Constitución.

El oficialismo se concentró en el centro de Caracas, y como era de esperarse, los colectivos se organizaban en parroquias populares, definidas como bastiones del chavismo para salir en cambote.

La Avenida Bolívar fue el lugar escogido por el Psuv para recibir a toda su tropa.

El presidente Nicolás Maduro se dirigió a sus seguidores y aseguró que quiere elecciones “pronto” en Venezuela, haciendo referencia a los comicios generales que clama la oposición. En ese sentido, indicó que quiere medirse con el diputado Henry Ramos Allup y con el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges.

Dijo estar preparado para tener “una victoria” y para buscar “un camino pacífico para que la revolución bolivariana ponga en su puesto a los conspiradores, a los asesinos y a la derecha intervencionista”.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) le debe a los venezolanos las elecciones regionales. Pues los cargos de los gobernadores y alcaldes vencieron en diciembre del año pasado. Hasta el momento se desconoce el cronograma electoral, mientras que las elecciones presidenciales están programadas para diciembre de 2018.

La oposición ha exigido elecciones, incluso ha pedido que se celebre un referendo revocatorio para adelantar el fin del Gobierno de Nicolás Maduro. Pero el presidente se ha negado y el CNE ha evadido la solicitud.

Hasta el momento las protestas en Venezuela se habían reportado hasta este martes seis personas fallecidas y más de 200 heridos, según balance de la oposición.

Por otro lado, en los primeros 15 días del mes de abril se han registrado 538 arrestos en las manifestaciones antigubernamentales. Y la cifra de presos políticos aumentó a 146.

Redacción NTN24 Venezuela

Únete a nuestro canal oficial de Telegram aquí http://telegram.me/ntn24ve

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *