Prometen pensión a adultos mayores antes de fin de año

Adultos mayores de distintos puntos del departamento presentaron sus inquietudes a los integrantes de la comisión de Familia y Tercera Edad de la Cámara de Diputados. La presidenta de la comisión, Cristina Villalba, confirmó que el censo será antes de fin de año para Ciudad del Este, específicamente desde el 26 de setiembre. Así también, los representantes de otras ciudades pidieron apurar los trámites, para obtener el beneficio.

Los representantes de distintos puntos del departamento se quejaron de la excesiva burocracia para acceder a este beneficio, pues muchos ya se inscribieron hace más de tres años, y aún no reciben las pensiones; otros incluso ya fallecieron. La comitiva estuvo en el teatro de la Escuela de Artes y Oficios, ayer, en horas de la mañana.
Villalba explicó a los abuelos que los ya inscriptos en la Municipalidad, serán visitados por los censistas a partir del 26 de setiembre, para la verificación de los datos y aseguró que antes de fin de año, ya percibirán la pensión.
“Tenemos el compromiso de que antes de fin de año cobrarán. Eso es lo mejor, porque en CDE ya está liberado para que los abuelos reciban su pensión. Lo que queremos es que 980 habilitados ya accedan al beneficio”, expresó.
En cuanto a los demás distritos, dijo que la siguiente comunidad a ser visitada es Hernandarias, pero que aún no se tiene una fecha. Añadió que en el 2013, unos 50 mil adultos mayores recibían sus mensualidades en Alto Paraná y desde que se instaló el gobierno de Horacio Cartes, la cifra aumentó a 134 mil.
“Muchos de los abuelitos dijeron que ya hicieron su censo hace 3 años. Otros comentaron que sus padres ya murieron y nunca pudieron acceder a los beneficios. Esto es lo que nos motiva a seguir empujando este proyecto”, manifestó.
Según las estadísticas que presentaron, en Ciudad del Este, están inscriptos 961 adultos mayores, de los cuales 220 están inactivos (ya murieron). Mientras que en Alto Paraná, están inscriptas unas  7203 personas, de las cuales hay una baja de 902 abuelitos, lo que restan en total 8105.
“En CDE, solo 261 están censados, pero hay algunos que todavía no llegaron a sus municipalidades a censarse. Esta baja que hay nos da la oportunidad para ajustar esos números”, acotó.
Por su parte, la coordinadora departamental de Adultos Mayores, Eugenia Carballo Mendoza, se mostró contenta con la reunión, porque son muchas las necesidades y ahora las autoridades pudieron escucharlas.
“Es muy positivo y acá nadie habló de hurra el trapo, ni color, porque el estómago del abuelo no tiene color. Es un gran logro para nosotros, porque nunca se hizo algo así”, aseveró.

Una atención diferenciada

La señora Transita Villalba, del barrio Remansito de Ciudad del Este pidió que se habilite una oficina que ofrezca un servicio diferenciado a los adultos mayores y que sus reclamos sean atendidos.
“Pido que se tenga una oficina para hacer nuestros reclamos. Son ustedes nuestras autoridades quienes deben darnos una respuesta. Encarecidamente queremos una atención diferenciada, porque de nosotros nació el pueblo, no merecemos ser tenidos como personas en desuso, porque mantuvimos a nuestros hijos”, expresó.
Así también, lamentó que muchos de los adultos mayores no serán beneficiados con la pensión por el solo hecho de vivir en una casa en buenas condiciones.

“Mueren sin cobrar nada”

El representante del distrito de Hernandarias, Antonio Ozuna, pidió a los diputados que también se acelere el proceso para que el censo llegue a sus comunidades. Esto obedece a que muchos de los que se inscribieron para acceder a la pensión ya murieron sin recibir nada.
“Pedimos encarecidamente a los diputados que se acuerden del distrito de Hernandarias. Contamos con 55 barrios entre colonias donde están indígenas y de igual manera les asistimos. Tenemos más de dos mil inscriptos para ser censados allí, ya tienen todos los documentos necesarios para que se les pueda repetir el censo”, expresó.
Solicitó a los parlamentarios que se cambien algunas condiciones para acceder al beneficio, como la calidad de vida, pues muchos de los ancianos lucharon para tener un buen techo que ahora ya no pueden mantenerlos y son dejados de lado por eso.

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *