S&P advierte de niveles elevados de deuda en México; podría bajar calificación

“para reflejar una posibilidad del 33% una baja de calificación en los próximos 24 meses, si el nivel de deuda del gobierno o la carga de intereses presenta un deterioro superior a nuestras expectativas, y aumenta la vulnerabilidad de las finanzas públicas a shocks adversos”.

Es probable que la deuda neta del gobierno general aumente hacia 47 o 48 por ciento del PIB en 2018-2019, desde 45% del PIB en 2016 debido a los déficits fiscales continuos y el bajo crecimiento del PIB”, argumentó.

Precisó que el índice de deuda ha aumentado de manera continua desde sólo 28 por ciento del PIB en 2005, lo que refleja el impacto de los constantes déficit fiscales.

Confirmamos las calificaciones soberanas de México, de largo y corto plazo en moneda extranjera de BBB+ y A-2, respectivamente, y en moneda local de A y A-1”, añadió.

Como resultado del ajuste, S&P revisó la perspectiva de calificaciones en escala global de la Comisión Federal de Electricidad y Petróleos Mexicanos y sus subsidiarias a negativa desde estable.

También confirmó las calificaciones en escala global de BBB+ y en escala nacional de mxAAA de Televisa. La perspectiva se mantiene estable.

Asimismo, S&P revisó a negativa desde estable la perspectiva de 12 instituciones financieras mexicanas.

RESPONDE HACIENDA

En respuesta, la Secretaría de Hacienda, en un comunicado, informó que gobierno reitera su compromiso para continuar con la consolidación fiscal para llevar los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP) a 2.5 por ciento del PIB en 2018, así como un superávit primario a partir de 2017, y con ello estabilizar la razón de deuda pública al PIB.

La dependencia destacó el compromiso del gobierno para disminuir los RFSP a 3.0% del PIB en 2016 y publicar de manera periódica estimados de cierre del año en curso de doce indicadores de finanzas públicas. La disminución de los RFSP representa 0.5% del PIB respecto a la meta aprobada para 2016, equivalente a 95,000 millones de pesos.

Castigan a los bancos

Moody’s cambió su perspectiva para el sistema bancario mexicano a negativa desde estable, al calcular una mayor probabilidad de deterioro de la cartera de los bancos, debido a los bajos precios del petróleo, el alza de las tasas de interés, la depreciación del peso y el crecimiento menor al esperado de EU, el principal socio comercial de México.

Además, las presiones fiscales del gobierno pueden finalmente reducir su capacidad para dar apoyo a los bancos del país en tiempos de estrés”, advirtió Moody’s en un reporte”.

Moody’s espera que la economía de México crezca 2.5% este año y en 2017, manteniéndose sin cambio frente a 2015.

En contraste, aunque el crecimiento se mantiene deprimido, el crédito aumenta; Moody’s estima que crecerá 12 por ciento.

Pemex, uno de los principales deudores del sistema bancario,continúa luchando con restricciones de liquidez y un alto apalancamiento, enfatiza.

Aunque la calidad de activos experimentará deterioro, gran parte de esta situación continuará atenuada con las agresivas prácticas de castigo de cartera de los bancos”, señaló David Olivares, senior Credit Officer de Moody’s.

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *