MEDIO AMBIENTE, ¿TEMA DE NEGOCIO?

Recientemente hicimos pública una investigación respecto a los niveles de contaminación que privan y destruyen recursos naturales en el municipio de San Juan Sacatepéquez, departamento de Guatemala, Guatemala, Centro América.

Un proceso de destrucción de los recursos naturales en manos de sus propios pobladores por décadas, componentes tanto de su “sociedad civil”, como incluso, proyectos empresariales locales que violentan normas y reglamentos en la materia.

Es ésta, una comunidad a 35 kilómetros de la capital guatemalteca, y que se ha visto envuelta en los últimos años y por intereses ajenos al combate de la contaminación cómo es hoy día su “estandarte”, en escenarios de violencia de manos de grupos cuya cimiente surgió de las filas de los grupos guerrilleros en el país, especialmente el Ejército Guerrillero de los Pobres, única y exclusivamente para mercadear con productos como “inestabilidad, ingobernabilidad, conflictividad”, financiados por grupos extranjeros y en especial, noruegos, a través de grupos como el Comité de Unidad Campesina (CUC).

Con una mezcla entre temática ambiental y la indigenista (cuadros que se repiten en varias regiones del país) han enarbolado la bandera “de protesta” contra proyectos empresariales formales o de la economía formal, pero cierran sus ojos o rehúyen abordar el tema de fondo, cómo la investigación presentada, debido a que existen sospechas de enriquecimiento ilícito de parte de sus dirigentes ya sea, por medio de inyecciones financieras internacionales o “extorsiones” a las empresas de las cuáles hacen sus víctimas.

Tal descripción de motivos, se ponen en evidencia en la entrevista realizada al diputado al Congreso de la República, Leocadio Juracán, presidente de la Comisión de Asuntos Indígenas, quien resulta en la actualidad, el interlocutor de dichos fines.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *