El día que Vivas venció a su ídolo

La cabeza clavada al piso era una clara muestra de decepción e impotencia que invadía a Jorge Luis Vivas cuando bajaba del ring.

Ese 9 de agosto de 2016, sin comprender la decisión de los jueces en su contra, el pugilista antioqueño terminó triste al tener que despedirse tempranamente de los Juegos Olímpicos, luego de cuatro años de preparación, lucha y sacrificio.

Fue el único colombiano que cayó en primera ronda y, aunque perdió ante el camerunés Wilfried Seyi en los 75 kilogramos, en el fondo sentía que había hecho una buena presentación.

No niega que la derrota le causó daño, pero afirma que el golpe no fue tan contundente para privarlo de seguir persiguiendo sus metas en este deporte. Como reza un proverbio japonés, “si te caes siete veces, levántate ocho”, y este se acomoda a la perfección en la vida del deportista. “

“He pasado muchas dificultades, pero la perseverancia es lo que me permite continuar firme. La experiencia de Río no fue una zancadilla, fue el puente para cruzar a nuevos desafíos”, expresa.

Siete meses después, Vivas, quien nació en Carepa, acaba de lograr, quizá, el triunfo más importante de su carrera, el cual le permite seguir sonriendo cuatro días después de la gesta y de paso fortalecerse para aspirar a cosas más grandes.

En Cartagena, donde se cumplió la tercera fecha de la zona americana de la Serie Mundial de Boxeo, el paisa sorprendió con su técnica, ímpetu y categoría para resistir el duro y parejo combate pactado a cinco asaltos frente al campeón olímpico de Río, el cubano Arlen López, a quien venció 2-1 por decisión unánime.

“Es lo más grande que he conseguido, estoy muy feliz porque la dedicación, esfuerzo y hasta sufrimiento trae su recompensa”, dijo ayer Vivas.

“Todos los días, luego de cada entrenamiento, entró a YouTube seis y siete veces para estudiar cada movimiento de Arlen. Él, que también es campeón mundial, ha sido mi ídolo, y poderlo vencer es un sentimiento indescriptible, te hace pensar que puedes llegar mucho más lejos”.

Fue la primera victoria ante el isleño, quien ya lo había derrotado en los Centroamericanos en Veracruz-2014 y en la final de los Panamericanos de Toronto-2015.

“En esta disciplina hay que ir paso a paso. Ahora se piensa en seguir haciendo la diferencia en la Serie Mundial, queremos ganarles a los asiáticos, rusos, kazajos… sabemos que tenemos con qué. Ya sea Yuberjen Martínez, Céiber Ávila, Juan Carrillo u otros, nos retamos, si el uno fue medallista olímpico, el otro también tiene que aspirar a ello”, indica Vivas, a quien lo desvela también volver a unos Olímpicos. “Quiero tener desquite en Tokio-2020, ese es otro de mis retos” .

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *