Deportista murió atrapada en línea de fuego de bandas rivales

Mayra Alejandra Márquez, de 28 años de edad, recibió un disparo en la nuca cuando iba camino a su casa, en la calle Los Tubos, sector La Bandera, el sábado a las 3:10 pm. La mujer quedó atrapada en la línea de fuego de dos bandas delictivas. Unos vecinos testigos del hecho llamaron a su pareja, quien salió de inmediato y paró un jeep para trasladarla a un centro asistencial.

La madre de la víctima, Marbella Márquez, indicó que la muchacha ingresó herida al Hospital Clínico Universitario, pero denunció que ningún médico la atendió y que además la acostaron en el piso porque no había camillas disponibles ni insumos para ayudar a su hija.

“Llegamos al hospital y los médicos no la atendieron, ninguno quiso; además no había camillas y fue acostada en el piso como si se tratara de un perro. Unos paramédicos le dieron primeros auxilios, pero no tenían guantes, no había alcohol. Aquí los hospitales no tiene con qué atender a la gente. Mi hija murió unos minutos después de llegar”, aseguró.

La tía de Mayra Márquez, que no quiso ser identificada, describió a la joven como una muchacha disciplinada en su deporte y dijo que formó parte de la selección de balonmano del estado Miranda. Agregó que en abril se iba a mudar a Anzoátegui para formar parte de la delegación en esa entidad.

“Ella representó a Venezuela en otros países y tenía medallas de oro. Su sueño era ser grande en su deporte y ganar más premios, pero le quitaron la vida”, lamentó.

También indicó que los enfrentamientos son algo común en la zona: “No hay hora ni día para que las bandas salgan a matarse y tampoco hay presencia policial. Eso ocurre todo el tiempo, no hay cuerpos policiales que vayan al sector, por eso los delincuentes hacen y deshacen, y matan a la gente buena”.

Hasta ayer la familia esperaba en la morgue de Bello Monte los documentos que le exigen en la Alcaldía de Libertador donde pedirán ayuda, ya que afirman que no cuentan con los recursos para pagar los servicios fúnebres ni el sepelio de la joven.

Mayra Alejandra Márquez era hija única; además de entrenar todos los días, se ganaba la vida como comerciante informal. Su madre compraba pantalones al mayor y ella se encargaba de venderlos.

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *