Reclamó por el robo de su celular y lo mataron de un tiro

El sábado sobre el final de la madrugada Ezequiel Gatti, de 22 años, volvía de un baile. Se bajó en el bulevar San Diego, en Villa Gobernador Gálvez y esperó allí a una amiga. Mientras la aguardaba pasó por el lugar un conocido junto a otras tres personas y a punta de pistola le robaron el celular. Gatti fue hasta su casa, en Guido Spano al 2000 y decidió recuperar su celular. Así fue que se dirigió a la casa de uno de los que le habían robado el celular y, al llegar a un descampado, le tendieron una emboscada: lo balearon directo al pecho y cerca de las 22 murió en el Hospital Clemente Alvarez.

Una sucesión de hechos desembocó en la muerte de Ezequiel. Esa madrugada mientras él aguardaba a su amiga pasó por el lugar un tal Ricky, según relataron amigos de la víctima. Este muchacho, que vive a no más de 150 metros de la casa de Ezequiel, estaba acompañado por “Chito, Lea, y Vlady”, dijo un vecino de la zona.

Kiki, como le decían al muchacho asaltado, luego del robo fue hasta su casa ubicada en Guido Spano al 2000. “Le comentó a su familia sobre el robo y el incidente”, sostuvo otra vecina. Luego el joven se dispuso ir a dormir. Eran las 6 de la mañana.

Mientras Ezequiel estaba junto a un hermano en la cocina de la casa, escucharon el sonido de furia de una moto y varias detonaciones de una pistola 9 milímetros. “El que manejaba la moto era Chito, ese tiró varias veces, estaba con uno que le dicen Matel”, dijo otro vecino, que conoce a la banda y prefirió no dar su nombre.

Ezequiel es el tercero de una familia de ocho hermanos. Se puso furioso cuando balearon su casa y junto a otro hermano fue hasta el lugar donde se reúne la banda, en Libertad al 2000 y a menos de cien metros de su casa. Discutieron con los muchachos de la pandilla y, como los superaban en número y la cosa se ponía difícil, decidieron volver a su casa sin el celular.

“Ya pasó la bronca”

Llegaron nerviosos y a los pocos minutos entró un mensaje al celular de una persona que estaba con ellos: “Kiki ya pasó la bronca, vení a buscar el celular”, se leía.

Kiki fue solo hasta Libertad al 2000, un descampado frente a un asentamiento y paralelo a las vías. En la calle había poco movimiento pero testigos ocasionales pudieron ver que uno de los integrantes de la banda se encontró con Kiki y le disparó. El chico terminó tirado en la calle.

El sábado alrededor de las 7.30 un vecino llamó al Sies y una ambulancia trasladó al muchacho herido hasta el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, donde murió cerca de las 22.

La víctima “nunca tuvo un arma” dijo su madre, quien aseguró que sólo tuvo un “fallido” antecedente policial. Los familiares indicaron que uno de sus hermanos sí tiene un prontuario extenso. Pero según otro de los hermanos de la víctima, “Kiki era un buen tipo, se había anotado para terminar la secundaria en una escuela nocturna y ya tenía un trabajo asegurado para este año”.

De la banda integrada por “Lea, Vlady, Ricky, Marcos y Matel”, se cuentan en el barrio varios hechos: que “mataron a una mujer”, que ” tienen denuncias por amenazas en Fiscalía y varias denuncias por robo”, según dijo un vecino que los conoce “desde hace por lo menos tres años”.

Por la tarde efectivos de la Policía de Investigaciones rondaron la zona en busca de testigos que acreditaran lo que puertas adentro comenta todo el barrio. Interviene la fiscal Georgina Pairola.

LA ESQUINA. Libertad y Caseros, donde quedó tirado “Kiki” Gatti hasta que un vecino llamó a una ambulancia.

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *