Quiero vivir a tu lado y ADDA… dos historias con tramas parecidas

En la tele, los temas se ponen de moda. Pasó con el psicoanálisis, las historias familiares, los dramas entre vecinos, la bigamia, el fútbol, la paternidad y hasta el incesto, con amores entre hermanos.

Ahora, los argumentos de las dos ficciones centrales que debutaron en enero en Telefé y Eltrece indican que es el tiempo de los amores cruzados. O del espionaje entre guionistas. Si no, no se entiende cómo dos historias pueden parecerse tanto.

Quiero vivir a tu lado, la comedia de Eltrece, cuenta la vida de dos parejas amigas que se conocen hace veinte años. En el primer capítulo, el personaje de Paola Krum , Verónica, le declara su amor al elegante y exitoso Tomás (en la piel de Mike Amigorena ), marido de su amiga Natalia, la efectiva Florencia Peña . A partir de ahí, comienzan las mentiras, los secretos y los encuentros a escondidas para no ser descubiertos.

En Amar después de amar, la situación de los amantes es idéntica: dos parejas de amigos con un amor cruzado. Pero la historia es más densa, los momentos son más eróticos y el guión, mucho más sólido y atrapante. Acá es Eleonora Wexler , como Carolina, la mujer que rompe estructuras para engancharse con Damián ( Federico Amador ), el marido de su nueva amiga Raquel, la increíble Isabel Macedo .

La comedia del Trece no pretende ser más que eso: una comedia. Momentos graciosos, de enredos, con personajes secundarios que adornan el argumento principal. Los encuentros entre Krum y Amigorena causan más risa que calentura y las situaciones límite se resuelven con un gag bastante previsible. En la novela de Telefé, en cambio, Wexler y Amador perturban muchísimo con sus escenas hot y la trama, que tiene fuerte presencia policial, mantiene el suspenso todo el tiempo.

Isabel Macedo
Isabel Macedo.

Pero más allá de estas diferencias de fondo, hay varias similitudes entre ambas ficciones. Algunas muy llamativas. En las dos novelas, la mujer infiel es una ama de casa que dejó de lado sus sueños para formar una familia. Y la mujer engañada, otra coincidencia, es una tipa frívola y extrovertida que sublima sus frustraciones en el casino.

Los hombres también se parecen: el traidor -por decirlo de alguna manera- en ambos casos es un señor millonario, fachero, con problemas en su empresa. Y el engañado no tiene un mango y está en constante búsqueda de dinero para mantener su casa.

Las dos familias tienen hijos adolescentes. Dos y dos. Una mujer y un varón. La hija mujer del matrimonio con plata es una chica traumada, con dificultades para relacionarse con los demás. Y está enamorada del hijo de la otra familia. ¡en los dos casos!

Las dos historias tienen flashbacks, aunque en Amar después de amar son muchísimo más importantes ya que narran el inicio del enamoramiento y mantienen la tensión en relación a los hechos que se muestran del presente.

A simple vista, no tienen nada que ver, pero. solo a simple vista.

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *