Chapecoense vuelve a la escena internacional para enfrentar al Zulia

#ST – Todos los focos le iluminan. El Chapecoense, humilde club brasileño honrado como campeón de la Copa Sudamericana tras la tragedia aérea que conmovió al mundo en 2016, llegará este domingo a la ciudad venezolana Maracaibo, donde el martes debutará en la Copa Libertadores ante el Zulia FC.

Exhibiendo un plantel reconstruido con 22 fichajes (19 jugadores y el entrenador Caio Junior murieron en el accidente que costó la vida a 71 de los 77 tripulantes), el Chapecoense regresa a la escena internacional, entre grandes expectativas, en la Copa Libertadores-2017.

“Sabemos que los ojos del mundo van a estar puestos en este partido y que todos van a estar ligando por Chapecoense. Pasó lo que pasó y va a ser un encuentro con una altísima carga emotiva”, dijo Daniel Farías, entrenador del Zulia FC, en entrevista con la AFP.

Su delegación aterrizará en Maracaibo (noroeste) en horas de la noche, luego de un maratónico viaje de 26 horas en vuelo comercial, con escalas en Sao Paulo y Ciudad de Panamá, desde el aeropuerto Serafín Enoss Bertaso de Chapecó.

Dos de los integrantes del plantel de 2016, Moisés Ribeiro y Nenén, integran la lista del nuevo entrenador, Vagner Mancini. Lesiones les dejaron fuera del trágico vuelo del 28 de noviembre.

Ese día, el avión chárter que trasladaba al equipo brasileño se estrelló en una zona montañosa próxima a Medellín, donde le esperaba el colombiano Atlético Nacional para abrir la final de la Copa Sudamericana. Su rival terminaría cediéndole el trofeo luego del suceso, a manera de homenaje, reseñó AFP.

Maracaibo, en la cuenta regresiva para el esperado compromiso, se alista. Decenas de obreros trabajaban en la mañana de este domingo en las instalaciones del estado Pachencho Romero, entre movimiento de maquinaria pesada, para dejar todo a punto.

El Chapecoense comparte el Grupo 7 con el Zulia, el argentino Lanús y el uruguayo Nacional.

“Un momento duro” 

El Chapecoense había vivido un cuento de hadas hasta la catástrofe.

Fundado en 1973 en Chapecó -ciudad de 200.000 habitantes del sur de Brasil-, el pequeño club convertido en leyenda militaba en 2009 en la Cuarta División del fútbol brasileño. Empezó a escalar año a año, subió a Primera División en 2013 y desde allí saltó al ámbito internacional.

Tocaba las puertas de la gloria el año pasado cuando se disponía a jugarse contra Atlético Nacional el título de la Sudamericana en su primera final continental.

De los viajeros de Chapecoense a Medellín solamente hubo tres sobrevivientes: el portero Jackson Follmann, a quien se le fue amputada la pierna derecha por debajo de la rodilla; el central Neto y el lateral Alan Ruschel.

Alejandro Martinuccio, Rafael Lima, Neném, Demerson, Marcelo Boeck, Andrei Girotto, Hyoran, Moisés Ribeiro y Nivaldo no estuvieron incluidos en la expedición por lesiones y deción técnica, evitando el cruel destino de sus compañeros.

“Todos en el fútbol vivimos momentos de mucha angustia cuando nos enteramos del accidente (…) Uno sentía el dolor y la angustia de los sobrevivientes y sus familias. Fue un momento duro”, expresó Farías.

Sed de Copa Libertadores

Maracaibo recibirá a Chapecoense sedienta de Copa Libertadores.

La ciudad, uno de los ejes petroleros de Venezuela, acaba de vivir una fiesta con el campeonato de las Águilas del Zulia en el beisbol profesional venezolano y ahora es tiempo de fútbol con una visita muy especial.

La afición marabina ha tenido que esperar mucho tiempo para darse el gusto de volver a ver un partido de Libertadores en el Pachencho Romero, con capacidad para 40.000 espectadores. Los reportes extraoficiales de venta de entradas son buenos.

El último encuentro del torneo internacional en este escenario se produjo en 2008, con la presencia del extinto Unión Atlético Maracaibo, que llegó a ser campeón de Venezuela en la temporada 2004-2005.

Maracaibo además fue sede de la única final de la Copa América albergada por Venezuela, en 2007, ganada por la selección de Brasil ante Argentina (3-0).

Chapecoense retornó a las canchas el pasado 21 de enero en un amistoso contra Palmeiras en el Arena Condá. Nadie se rinde, cada día es un regalo, y con esa mentalidad llegarán los brasileños al hogar del Zulia FC.

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *