Expulsiones y la denegación de asilo marcan la visita de Merkel a Túnez

#ST – Túnez.- La aceleración del trámite de expulsión de inmigrantes irregulares y solicitantes de asilo denegado y la opción de que Túnez se sume a Turquía en el establecimiento de campos de retención temporal monopolizan la visita que hoy realiza al país norteafricano de la canciller alemana, Angela Merkel.

Este es el segundo encuentro de máximo nivel que mantienen ambos países desde que en diciembre pasado Anis Amri, un presunto yihadista de origen tunecino, matara a 12 personas con un camión en un mercado de navidad de Berlín, informó Efe.

Y se produce en un ambiente de tensión por la diferente postura que sostienen ambos gobiernos, pero también por las “presiones” que al parecer Merkel ejerce sobre la nación tunecina, explicaron fuentes diplomáticas.

El caso de Amri, un joven procedente de las regiones depauperadas del sur tunecino que había llegado de forma irregular a Europa tras la revolución de 2011 y permanecía en Alemania pese a haberse ordenado su expulsión, ya centró el viaje hace dos semanas a Berlín del primer ministro tunecino, Yusef Chahed.

Según fuentes diplomáticas cercanas a aquel encuentro, Merkel se quejó de la lentitud de los trámites de repatriación por parte de Túnez mientras que Chahed subrayó que Amri, que había pasado por la cárcel por delitos menores, se radicalizó en Europa.

La canciller deslizó, incluso, que Túnez demoró y puso trabas administrativas a la expulsión de Amri mientras que el jefe del Gobierno tunecino insistió en que el joven “pasó cinco años en Europa” antes de lanzarse con el camión contra la muchedumbre que hacía las compras de Navidad.

Amri era uno de los cerca de 1.500 inmigrantes irregulares tunecinos que se hallaban en Alemania en esos días a la espera de ser expulsados.

En este sentido, fuentes diplomáticas han asegurado que la canciller explorará también la posibilidad de que Túnez se sume a la idea, ya cerrada con Turquía y para muchos expertos de legalidad cuestionable, de abrir campos temporales en los que retener a los inmigrantes mientras se cumplen los trámites de expulsión.

Muy activos desde los años 80 del pasada siglo, los grupos salafistas tunecinos han convertido a su país en el principal “exportador” mundial de yihadistas, con más de 5.000 individuos unidos a la yihad internacional.

La mayor parte de ellos se han sumado la organización terrorista Estado Islámico en Siria e Irak, y sobre todo en la vecina Libia, desde donde en 2015 perpetraron tres cruentos ataques contra su propio estado que causaron la muerte a 72 personas, 60 de ellas turistas extranjeros.

Ante el aparente retroceso del Estado Islámico tanto en Irak y en Siria como en Libia, las autoridades tunecinas temen ahora el posible regreso de esos combatientes al país, hecho que ha generado un agrio debate nacional que hoy también estará sobre la mesa.

En este ambiente de tensión, Merkel se reunirá a lo largo de hoy con el propio Chahed y con el presidente del país, Beji Caid Essebsi.

Además de la inmigración irregular y la lucha antiterrorista, también habrá espacio para tratar de ampliar la cooperación bilateral, el intercambio comercial y discutir la grave crisis económica que golpea a la nación norteafricana.

Merkel llegó este viernes procedente de El Cairo donde mantuvo reuniones similares con las autoridades egipcias, a las que ofreció su apoyo en todos los campos.

Hace una semana tenía previsto realizar una visita igual a Argel que fue cancelada en el último minuto.

Aunque la razón oficial fue la “indisposición transitoria” del enfermo presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, expertos apuntan a que fue la intención de Merkel de plantear esta cuestiones sobre inmigración y yihadismo las que llevaron a que el viaje se aplazara sin fecha.

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *