Alias Panadero dice que general (r) Gallego era cercano a ‘paras’ El oficial negó haber participado

#ST – “Es absurdo creer o pensar que haya podido participar en hechos atroces como los que son denunciados por la señora periodista”, aseguró el jueves el oficial.

Gallego, que fue director de la Dijín en la época de los hechos, dijo que los paramilitares que lo señalan como autor intelectual de los crímenes que sufrió Bedoya, así como de nexos con paramilitares, “no están expresando ni revelando la verdad sobre los hechos que hayan sucedido; por el contrario, están mintiendo flagrantemente por motivos e intereses ocultos que solo ellos conocen”.

El jueves, durante una audiencia de juicio contra los paramilitares Alejandro Cárdenas, alias JJ, y Jesús Emiro Pereira, alias Huevo de Pizca, por el caso de Bedoya, el exparamilitar Mario Jaimes Mejía rindió su testimonio y señaló al general.

Jaimes, también conocido como el ‘Panadero’ –que ya fue condenado a 28 años de prisión por el caso de la comunicadora– dijo que el general tenía “buenas relaciones con jefes de las Autodefensas”. “Mahecha y Arroyave (exjefes paramilitares) tenían buenas conexiones con la Fuerza Pública. En la cárcel se escuchaba nombrar mucho a un general Gallego y a un Silva, y se los vinculaba con lo que le pasó a la periodista”, dijo Jaimes, quien estuvo en videoconferencia desde la cárcel Modelo de Bucaramanga.

El ‘Panadero’ se refería a los jefes paramilitares Miguel Arroyave y Ángel Gaitán Mahecha, quienes, según varios testimonios ya validados por la justicia, habían declarado a Bedoya objetivo militar por las investigaciones que llevaba por el tráfico de armas y otros delitos cometidos dentro de la cárcel Modelo.

Según el ‘Panadero’, aunque “nunca” conoció al general Gallego, sí supo que él estaba al tanto de la reunión que se dio en la cárcel Modelo entre Arroyave, Mahecha, Jairo Durango –alias Guagua–, alias Pimiento, alias Carraca y Luis Alberto Medina, conocido como el ‘negro Julio’, en la que se dio la orden de asesinar a Bedoya.

Arroyave era el que mandaba en ese pabellón de la cárcel. Él era el jefe de sicarios y era el responsable de matar y desmembrar a las personas dentro de la cárcel. La orden con la periodista era llevarla y asesinarla o desaparecerla. No se escuchó nunca de violarla”, afirmó Jaimes.

También indicó que era “lógico” que se necesitara gente fuera de la cárcel para llevar a cabo el crimen y aceptó que guardianes del Inpec y miembros de la Policía ayudaban a ‘paras’ en la prisión.

Jaimes, que fue citado como testigo de los acusados, dijo que supuestamente ‘JJ’ se había autoincriminado en el caso de Bedoya a cambio de 12 millones de pesos, que nunca llegaron a sus manos. ‘JJ’ fue condenado el año pasado por secuestro y tortura contra la periodista, pero no aceptó el delito de violación.

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *