De un tiro en el cuello ultimaron a un taxista en Catia

#ST – Miguel Antonio Urbina Díaz, de 53 años de edad, tenía cinco años laborando en la línea Taxitour y fue ultimado de un tiro en el cuello el martes a las 8:30 pm, cuando estaba cerca de su casa en la calle El Lago, en Los Magallanes de Catia. Su camioneta Ford Explorer negra con la cual prestaba servicios en Caracas, así como hacia y desde el aeropuerto de Maiquetía, fue interceptada por unos delincuentes que intentaron robarlo. Le dispararon por la ventana del conductor y los homicidas huyeron. Un vecino de la zona notificó lo ocurrido a la familia. Sobrinos de Urbina llegaron al sitio y uno de ellos le prestó los primeros auxilios para llevarlo al Hospital de Los Magallanes de Catia, donde ingresó muerto.

Era padre de 3 hijos, 2 adultos y una bebé de 2 años y medio de edad. Antes de trabajar en esa línea de taxis, Urbina tenía una empresa dedicada a instalar tanques de agua en viviendas.

El conductor no solía laborar después de las 5:30 pm, pero el martes decidió hacer unas carreras extra para recuperar el dinero que invirtió en la compra de una batería que le costó 120.000 bolívares para su vehículo.

En la Ford Explorer sus familiares no hallaron el dinero cobrado por las carreras ni su celular, indicó Jackson Urbina, hijo mayor de la víctima. Dijo que su padre nunca tuvo problemas con nadie, que en el trabajo nunca lo robaron. “Era un hombre ejemplar, dedicado a su hogar, responsable, que le prestaba ayuda a quien lo necesitara. Mejor persona no podía ser”.

Allegados a Miguel Antonio Urbina Díaz dijeron que una de las cosas que facilita a los delincuentes interceptar los vehículos en la calle El Lago es el mal estado del pavimento, que obliga a los conductores a disminuir la velocidad y eso lo aprovechan los hampones.

Cinco taxistas muertos. El presidente de Taxitour, Henri Seide, se enteró de lo ocurrido poco menos de una hora después del suceso, cuando finalizó una reunión de la directiva.

Seide les hizo un llamado a las autoridades gubernamentales para que la policía cumpla con brindar seguridad “y dejen el horario de oficina, porque de noche no patrullan. Es algo de vital importancia, porque la inseguridad afecta a todos los venezolanos, así como también al turismo nacional e internacional. Nosotros también trabajamos en el aeropuerto”, dijo.

“Que dejen la política y se dediquen al pueblo. Los delincuentes son quienes patrullan la ciudad. ¿Van a esperar que maten a último venezolano para actuar?”, reclamó.

En los últimos cinco años el hampa ha matado a cinco taxistas de esa línea.

En agosto de 2015 Seide fue asaltado frente a la Cruz Roja a las 4:00 am cuando trasladaba a un pasajero. Le robaron el auto con el equipaje, aunque luego recuperó el carro.

Taxitour fue fundada en 1963, cuenta con 200 socios, presta servicios también en el aeropuerto de Maiquetía. En Caracas tienen 15 puntos para los clientes. Sus conductores permanecen dentro de la sede de la línea en Maripérez, porque si están en la calle son víctimas de motorizados.

“Dejen la política y dedíquense al pueblo. De noche la policía no trabaja, los delincuentes son los que patrullan la ciudad. ¿Que están esperando, que maten al último venezolano?”

Henri Seide,

presidente de la línea Taxitour

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *