¿TARJETA DE LA PATRIA O DE LOS PARIAS? Por: Marlon S Jiménez García, Profesor Universitario.

¿TARJETA DE LA PATRIA O DE LOS PARIAS?

Por: Marlon S Jiménez García, Profesor Universitario.

Marjimgar54@hotmail.com.

 

 

Según la RAE, Paria significa: 1. Persona que pertenece a la clase social más baja de los hindúes y que sigue la Ley Brahmánica y 2. Persona considerada inferior, miserable. Los parias a través de la historia de la civilización se han originados por diversas vertientes; todas ellas están enmarcadas dentro de la discriminación política, étnica, religiosa, cultural y por el odio inherente a su propia condición social. Sin embargo, la ONU a través de la Declaración Universal de los DDHH y otros elementos inherentes a la convivencia, ha venido de manera sistemática combatiendo estas prácticas inhumanas.

En Venezuela, con la llegada de la democracia en 1958 se implementaron de manera contundente todo tipo de políticas que impidieran en tiempo y espacio cualquier vestigio que pudiera tratarse de situaciones de ´´parias´´ o similares; de allí que se haya consolidado una ´´clase media´´, producto de la relación Estado – ciudadanos, de las más grandes del continente, y obviamente, este fortalecimiento de la clase media coadyuvó de manera positiva en una disminución paulatina de la clase más pobre de la sociedad. No quiero decir, bajo ningún concepto, que no había un sector de la clase baja que no viviera del Estado; pero lo más significativo es que la clase baja, también fue artífice en el desarrollo integral del país; muchos de los profesionales provenientes de las clases bajas son protagonistas de ello.

Con la llegada del ´´comandante eternamente enterrado´´ se utiliza a la clase baja, y nacieron intencionalmente, con el interés supremo de permanecer en el poder: ´´los parias modernos´´. Estos en base a ofertas engañosas y en mentiras bien diseñadas, los convirtieron en parásitos del gobierno. Todos aquellos que nunca han sobresalido en nada, por lógica, se convierten en nuevos parias hasta el día de su muerte.

El régimen, forajido como es, aglutina en su interés, personas claves para apoyarse y mantenerse, como una cofradía; pues, también utilizan y manipulan a los parias modernos, esos que dan la vida por su patrón, por las migajas y desperdicios que reciben. A cada rato, cuando se rompen los esquemas establecidos, dichos imbéciles salen a la defensa de su domador; aunque se están muriendo de hambre defienden lo indefendible. La ignorancia es y ha sido el arma de los gobiernos comunistas para mantener doblegada, sumisa y domesticada a las masas convertidas en cinturones de miserias, manteniendo en ese inframundo a muchos de los nuevos parias.

La verdadera farsa es la vida que llevan (si es que se pueda llamar así), dependiendo siempre de otros, buscando siempre la protección de otros; son seres incompletos, son los verdaderos discapacitados, que necesitan que otro les de de comer y les brinde aliento para vivir (¿?).

Las victimas del desmadre causado en Venezuela por el régimen son los ´´parias modernos´´ y sus familias; de cada 100 personas que se mueren por hambre, por desnutrición, por carencias de medicinas y por no existir atención hospitalaria idónea, 90 pertenecen a esa clase organizada como títeres por el engendro y por Raúl, al mejor estilo cubano; con los OLP, diseñado para combatir la delincuencia, los masacrados pertenecen a los ´´parias modernos. Estos son los que gritan: así, así, así es que se gobierna. Estos imbéciles ya sacaron la ´´tarjeta de la patria´´ y creen que con ella van a comer las 3 veces al día…. y hasta meriendas, que les van a regalar las medicinas, que cuando vayan a un hospital tendrán prioridad y que no la necesitarán (para limpiarse el trasero) porque con ella tendrán papel sanitario, champú, etc; recibirán con esa tarjeta los dólares que necesiten para viajar por el mundo. Nunca se darán cuenta que recibieron fue la ´´tarjeta de los parias´´. UN PUEBLO IGNORANTE ES INSTRUMENTO CIEGO DE SU PROPIA DESTRUCCIÓN…. Simón Bolívar.

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *