Un nuevo incidente fronterizo agrava la crónica tensión entre Chile y Bolivia

l canciller de Chile, Heraldo Muñoz, confirmó que su gobierno le denegó la visa de ingreso al país al ministro de Defensa de Bolivia por ser una de las personas “más perjudiciales” para las relaciones bilaterales entre ambos países. “Hemos denegado la visa al ministro de Defensa. El ha sido una de las personas más perjudiciales para las relaciones bilaterales entre Chile y Bolivia”, afirmó Muñoz desde Suiza, donde acompaña en una gira a la presidenta Michelle Bachelet.

Ferreira tenía previsto llegar el lunes a Iquique, en el norte de Chile, para visitar a dos militares y siete funcionarios de la aduana de Bolivia que se encuentran detenidos desde el 19 de marzo por orden de un tribunal que los acusa de cruce ilegal de territorio, contrabando y robo, entre otros delitos.

El canciller Muñoz justificó la negación de la visa al ministro, tras acusarlo de promover una campaña de boicot a los productos chilenos, de referirse en “términos ofensivos” a la presidenta Bachelet y de ser el “responsable” de que el grupo de bolivianos haya ingresado a suelo chileno. “Si Ferreira se disculpa formalmente, estamos dispuestos a reconsiderar nuestra decisión”, subrayó el canciller chileno.

Ferreira calificó de “actitud prepotente, soberbia y absurda” la decisión del canciller chileno de impedir su viaje a Iquique. “Que le vaya a pedir disculpas a su abuela. Yo no tengo por qué pedir disculpas por algo que no he dicho, de lo que a él le han informado. Que lea bien primero antes de emitir sus opiniones”. Siguiendo en ese tono, agregó que “el entorno ‘pinochetista’ le está haciendo un profundo daño, quizá por eso es que (la presidenta Michele Bachelet) tiene solo un 20 por ciento de aceptación”, disparó, ya en franca confrontación. Difícilmente con este tono logre la visa de ingreso a Chile.

Los nueve funcionarios bolivianos fueron arrestados en territorio chileno, en el sector fronterizo de Colchane, ubicado unos 1.600 kilómetros al norte de Santiago de Chile, según el Ministerio Público. La jueza a cargo del caso decretó prisión preventiva por 120 días. De acuerdo con la versión de las autoridades chilenas, los hechos ocurrieron la mañana del domingo, cuando los acusados dispararon contra un camión chileno, obligaron al conductor a entregar las llaves del vehículo y escaparon con destino a Bolivia, pero fueron interceptados en suelo chileno. La Paz sostiene que el grupo “combatía el contrabando” en su propio territorio, por lo que acusa a Chile de “invasión y secuestro de ciudadanos bolivianos”.

El nuevo incidente viene a deteriorar aún más las relaciones chileno-bolivianas, ya dañadas por el conflicto marítimo que mantienen ambos países desde el siglo XIX, cuando Bolivia perdió su acceso al mar. Bajo la presidencia de Evo Morales, este conflicto se profundizó. El caso está a estudio de la Corte Internacional de Justicia de La Haya a pedido de Bolivia.

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *